Desde que Pilar nos sedujo con sus Swapetines no paro de pensar en tejer pares y pares de calcetines. Largos, cortos, de varios colores, lisos, con calados…

Ahí van mis retos:

Tengo uno completamente hecho y el segundo va por el talón. Algunas modificaciones para que fuera más sencilla la caña y un remate en punto elástico para que se ajustara mejor al muslo.

Patrón comprado hace 1000 años. Lana azul comprada hace 999 años. Esperando dejar alguna aguja libre para empezarlos.

La cuarta vez que tejo este patrón. Un calcetín por el talón. La lana la teñí yo, en colores naranjas y amarillos. Más de un año en espera…

De mis swapetines mejor no hablamos. No porque vayan mal, me está gustando mucho como me van quedando, pero es que no quiero decir ni mu. Tiene que ser todo una sorpresa 🙂

De la lana de calcetines que tengo tampoco debería hablar porque me entra cargo de conciencia… Tengo 4 ovillos de Drops Fabel en color azul y en color rojo. Una madeja de Lorna´s Lace en colores rosas y azules. Otra de Greta and the Fibers que me regaló Marga en colores morados. La del Swap de invierno que me regaló Ana, una madeja de Wunderkleckse en blancos y berenjenas. A parte dos madejas de Crazy Zauberball en colores marrones y verdes y una en verdes y negros también del swap de otoño de hace dos años. Una madeja también de Schoppel-Wolle en color completamente blanco, para combinar con una de  tonos grises y negros de la marca Lang y hacer unas medias a rayas. Otra amarilla y verde teñida por la menda. ¿Qué más, qué mas? Todo esto sin considerar los restos de madejas que tengo en una bolsa. Así a buena vista tengo como un kilo o kilo y medio de restos. Joder… qué cantidad acumulada, esto no puede continuar así!

Creo, seriamente, que esto es una Calcetinitis de las grandes y que si no la trato rápidamente corro el riesgo de que se cronifique!!!! (Si no lo ha hecho ya…)

Anuncios